Pedidos por teléfono y WhatsApp 671 088 248 | Envío Gratis a partir de 30€ | Parafarmacia y Ortopedia

Cuidados específicos de la zona íntima

grupo de mujeres

¿Mimas tu zona íntima?

En este post te contamos sus cuidados especiales.

¿Usas un gel para limpiarte el cuerpo? Sí. ¿Utilizas un champú específico para lavarte el pelo? Sí. Entonces… ¿por qué no utilizas un jabón para la zona íntima?

Los requerimientos de la piel, el cabello y la zona íntima no tienen nada que ver unos con otros. Por eso, es importante utilizar diferentes productos para las distintas zonas.

La zona vaginal de la mujer es una zona extremadamente sensible. Lo que marca su diferencia con el resto del cuerpo es su flora bacteriana y su pH.

La flora bacteriana o microbiota son el conjunto de microrganismos beneficiosos, como hongos y bacterias, que viven con nosotros habitualmente y que nos defienden de agentes patógenos.

Por otro lado, el pH es un indicador numérico (que va del 1 a 14) de la acidez o basicidad de una sustancia. El pH vaginal es ligeramente ácido pero varía a lo largo de la vida.

El pH y la microbiota están condicionados por el perfil hormonal de cada momento de la vida de la mujer. Este perfil va variando desde la pubertad, a la edad fértil y la posterior menopausia.

A diario, la zona vaginal se puede ver alterada por otros muchos factores:

  • La regla. Es el principal factor que altera nuestro ecosistema vaginal. Todos los meses se desprende el endometrio y cambia el pH.
  • Muchas mujeres sufren problemas vaginales justo después de la regla.
  • Jabones agresivos. Es un error utilizar el mismo gel para todas partes.
  • Actividad física. La fricción y el sudor combinado con ropa ajustada pueden irritar la zona íntima.
  • Relaciones sexuales. Después de tener relaciones sexuales es recomendable orinar y lavarse con un jabón íntimo, para limpiar bien la zona íntima.
  • Medicamentos. Un tratamiento vía oral con antibióticos puede deteriorar la flora vaginal y producir un desequilibrio en la flora. Si disminuyen las bacterias, los hongos pueden aumentar produciendo una infección.
  • Ropa interior demasiado ajustada o de fibras sintéticas. La mejor ropa interior es la de algodón. Cuanto menos ajustada mejor.
  • Detergentes y suavizantes para lavar la ropa. El perfume fuerte de muchos suavizantes puede ser irritante de la zona íntima.

Como ves, hay mil cosas que pueden provocar un desarreglo en la zona vaginal.

Cosas que no debemos hacer: lavados vaginales.

Muchas mujeres llegan a la farmacia preguntando por productos para hacerse lavados vaginales internos. Siempre les explicamos que no es necesario realizarse ningún tipo de lavado por dentro de la vagina. El propio organismo se encarga, mediante el flujo y la menstruación de eliminar sustancias de deshecho. Haciendo lavados con peras solo conseguiremos propiciar un desarreglo en la zona íntima.
Tener flujo vaginal, es normal. Las paredes vaginales y el cuello uterino contienen glándulas que producen una pequeña cantidad de líquido que ayuda a mantener la vagina limpia. Si cambia de espesor o de olor y además tienes escozor, acude a tu ginecólogo. Aunque existan óvulos vaginales sin receta médica es recomendable que te lo prescriba un médico, ya que sin saber que está pasando es poco adecuado ponerse o tomarse nada.

Cistitis vs infección vaginal

Al hilo de lo anterior, es importante saber diferenciar una cistitis o infección en las vías urinarias. La principal diferencia es que durante la cistitis solo se produce picor y molestia a la hora de orinar y en una infección vaginal por hongos, el picor es contante durante todo el día.

También hay que saber diferenciar entre una infección vaginal por bacterias o por hongos. En la infección por bacterias el flujo es acuoso, con olor intenso, un color más oscuro y no suele producir picor o escozor. En una infección por hongos, el flujo es mucho más denso y blanquecino de olor desagradable y produce picor constante.
Esta información es a título informativo, no para que tomes ninguna decisión de automedicación por tu cuenta. El médico será el que tome la decisión del tratamiento.

Muchas mujeres tienen cistitis recurrentes o episodios recurrentes de hongos. En estos casos es esencial tener una higiene íntima exquisita y tomar complementos alimenticios que refuercen la zona íntima. El arándano rojo americano ha demostrado ser eficaz en disminuir los episodios de cistitis. Por otro lado, los probióticos vaginales refuerzan la flora vaginal para que los hongos no invadan siempre que quieran.

¡Si tienes cualquier pregunta, no dudes en preguntarnos!

 

1032

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.