Pedidos por teléfono y WhatsApp 671 088 248 | Envío Gratis a partir de 30€ | Parafarmacia y Ortopedia

Día mundial contra el cáncer

dia-mundial-contra.el cancer - farma-bv

Tú puedes hacer mucho contra el cáncer.

Estrenamos blog hablando de una de las enfermedades de las que más miedo nos da hablar: el cáncer.

No vamos a definir ni lo qué es ni su mecanismo de acción, que seguramente ya te lo sepas.

Vamos a hablar de medidas que puedes elegir para prevenir el cáncer desde hoy mismo. ¿Me acompañas?

Como ya sabes el cáncer tiene un componente genético y otro ambiental. Los factores ambientales, o lo que es lo mismo, nuestro estilo de vida, influye mucho más de lo que piensas en el desarrollo de numerosas enfermedades, no solo el cáncer. Las enfermedades cardiovasculares, que producen la mayoría de muertes por enfermedad en el mundo, se pueden ver producidas por la obesidad, hipertensión e hipercolesteronemia.

Factores de riesgo del cáncer

Los factores de riesgo predisponen a las personas a padecer la enfermedad. No quiere decir que cumpliendo todos los factores de riesgo vayan a padecer la enfermedad, pero sí que tienen muchas más papeletas para padecerla. El símil de las papeletas de tómbola me parece muy acertado. Comprando muchas papeletas la probabilidad de que te toque el premio, aumenta.

Vamos a ver de qué papeletas estamos hablando (aunque seguro que esto te suena):

 

Obesidad/sobrepeso.

La obesidad está totalmente asociada a una mala alimentación y al sedentarismo. De hecho, es un círculo vicioso. Atento a este ejemplo. Tu alimentación se basa en productos ultraprocesados, engordas y no haces ejercicio para quemar el exceso de calorías ingeridas. Sigues engordando, cada vez te cuesta más hacer deporte, sigues comiendo… Me sigues, ¿verdad? La obesidad implica cambios en la tensión arterial, problemas para respirar, subida de colesterol, desregulación del azúcar en sangre…

 

Alcohol.

“Una copita de vino en la comida es saludable”.Siento desmentir este mito, pero no, una copa de vino diaria no es recomendable. Llevamos oyendo años esta afirmación pero sin embargo sabemos que el alcohol no es saludable. Estamos de acuerdo en que la parte sana del vino son las sustancias antioxidantes que contiene (resveratrol, taninos…), pero no compensa su consumo por su componente alcohólico. Podemos obtener estos componentes beneficiosos de las frutas y verduras.

 

Tabaco.

El tabaco no conlleva nada bueno y eso ya lo sabemos desde hace años. Según la OMS, el tabaco provoca el 22% de las muertes por cáncer y el cáncer de pulmón es el de mayor incidencia. Aún así la gente sigue fumando…

 

No vacunarse.

Las vacunas salvan vidas y son seguras, siendo la mejor herramienta de salud publica que existe hasta ahora. No solo previenen enfermedades infecciosas (varicela, sarampión, tétano, tosferina…) si no que previenen frente a algunos tipos de cáncer. El virus del papiloma humano y el virus que produce la hepatitis B y C y aumentan el riesgo de padecer cáncer de cuello de útero y cáncer de hígado, respectivamente.

 

Sedentarismo.

Sal de casa, muévete, toma el aire… No hace falta que hagas un ironman. Si tienes alguna lesión, anda. Salir a andar es gratis y no requiere de un entrenamiento previo. Eso sí, para que sea un ejercicio cardiodaludable, debes andar más de una hora al día.

Si consumimos más calorías de las que gastamos y no quemamos el exceso de calorías, haz las cuentas. El deporte no solo sirve para mantenerse en un peso óptimo. Realizar ejercicio, fortalece los músculos (protegiendo los huesos), libera endorfinas y ejercita el corazón.

 

Exceso de radiación solar.

El sol es el principal culpable del fotoenvejecimiento cutáneo (arrugas, manchas, flacidez…) y de cosas más serias como el cáncer de piel. Las horas de sol y las quemaduras solares se van acumulando en la piel a lo largo de los años, provocando mutaciones cancerígenas en el ADN. En los últimos años el cáncer de piel no ha parado de aumentar… Usa protección solar facial todos los días del año, no solo en verano.

 

Alimentación basada en productos ultraprocesados.

Los productos ultraprocesados están nutricionalmnete vacíos y llenos de azúcares, sal, conservantes y grasas industriales con un perfil lipídico nada recomendable. Entre ellos se encuentran: platos precocinados congelados, snacks, productos para el desayuno (bollería industrial y cereales), dulces, carne procesada (embutidos, salchichas…), salsas… La lista es interminable pero te puedes hacer una idea. Profundizaremos más sobre alimentación saludable en próximos posts. Basa tu alimentación en comida real que puedas comprar en el mercado: frutas, verduras, legumbres, pescado, carne, frutos secos… ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

1032

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.