Pedidos por teléfono y WhatsApp 671 088 248 | Envío Gratis a partir de 30€ | Parafarmacia y Ortopedia

¿Qué son los probióticos?

probioticos

Te contamos por qué deberías tener siempre probióticos en tu botiquín.

¿Los probióticos no son lo que llevan los yogures?

Sí pero no. Caliente pero templado. Los yogures son el producto de la leche coagulada por dos bacterias: Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus.

Los probióticos son microorganismos vivos que ejercen un efecto positivo sobre nuestra salud. ¿Microorganismos? ¿Nos tenemos que tomar bacterias? ¡Que no cunda el pánico! Existen bacterias buenas que conviven con nosotros y otras, que es mejor no verlas ni en pintura.

Nosotros mismos estamos llenos de bacterias amigas que velan por nuestra salud y por nuestra seguridad. Son como guardias de seguridad que impiden que otras bacterias entren como Pedro por su casa para producir una infección. Tenemos bacterias a lo largo de todo el tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, en la zona vaginal, en las axilas y en la piel.

En muchos casos destrozamos sin querer (y otras tantas queriendo) nuestra flora bacteriana o microbiota.

El estrés, la edad, dietas extremas o enfermedades intestinales son algunos de los problemas que destruyen la flora. Los antibióticos son los principales destructores de todo bicho viviente del organismo (entiéndase bicho como bacteria). Acaban con las bacterias que nos producen la infección pero también con las bacterias beneficiosas de las que te hablaba. Por eso, hay que tomarlos solo cuando los prescriba el médico y con precaución. Aprovecho para recordarte que los antibióticos son solo efectivos frente a bacterias, no frente a virus. Así que si tienes gripe o has cogido un resfriado, no te automediques con antibióticos, solo empeorará la situación.

¿Para qué sirven los probióticos?

Los probióticos multiplican el crecimiento de nuestra propia flora. La causa de muchos problemas digestivos puede derivar de defectos en la flora o por deficiencia de la misma. Malas digestiones, gases, dolores abdominales, cólicos en niños, estreñimiento, gastroenteritis, diarrea (aguda, del viajero, por antibióticos)… Y problemas de salud más graves como el Síndrome del intestino irritable, infección por Helicobacter pylori, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, reservoritis o malabsorción de la lactosa.

En el caso de las diarreas, y salvo causas de fuerza mayor, no es recomendable cortarlas con antidiarreicos tradicionales. Muchas veces están provocadas por virus y si “cortas el grifo” y no expulsas los virus… se quedan dentro.

También funcionan muy bien en bebés con problemas de cólicos del lactante o con estreñimiento. Los probióticos suponen una ayuda para su sistema digestivo inmaduro.

Últimamente se ha visto que los probióticos podrían tener un papel importante en problemas de la piel como la dermatitis atópica. Se necesitan más estudios para comprobar esta futura realidad.

Como ves, son numerosos problemas digestivos los que pueden ayudan a resolver los probióticos.

Otra de las funciones principales de la flora intestinal, es su función defensiva. El tubo digestivo es la entrada más fácil que tienen las bacterias para entrar. Las bacterias intestinales nos defienden por diferentes mecanismos: forman una barrera física, modifican el pH si se ven amenazadas y pueden provocar cambios en el epitelio. Las enzimas pancreáticas y el GALT (tejido linfoide asociado al intestino), también forman parte del equipo defensivo.

Y los prebióticos… ¿Son lo mismo?

Para que nos entendamos rápidamente, te pongo este ejemplo. Los prebióticos son la comida de los probióticos, gracias a ellos pueden crecer. Los prebióticos son fibras no digeribles, como los fructooligosacaridos, que además por ellas mismas también ejercen un efecto beneficioso en el sistema digestivo.

¿Quién puede usar los probióticos?

Desde bebés hasta personas mayores. Existen probióticos más enfocados a bebés y niños porque tienen alguna cepa de bacterias presente en su intestino.

¿Durante cuánto tiempo se pueden consumir?

Se puede consumir de manera continua durante largos periodos de tiempo. No producen dependencia ni tienen efectos secundarios.

Prodefen

Desde la farmacia te recondenamos Prodefen, que es un complemento alimenticio elaborado con prebióticos (fructooligosacaridos) y 7 cepas de bacterias (Lactobacillus casei, Lactobacillus rhamnosus, Streptococcus thermophilus Bifidobacterium breve, Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium infantis y Bifidobacterium bulgaricus).

Está especialmente indicado en niños ya que posee una cepa, Bifidobacterium Infantis, que habita de manera natural en el intestino de los niños.

Solo es necesario tomar un sobre al día, preferiblemente con el estómago vacío.

¡Ven a la farmacia y te recomendaremos el mejor probiótico para ti!

1032

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.